lunes, 8 de marzo de 2010

Si no te gusta te jodes, no se puede cambiar...

Ayer apareció en la tele algo que me recordó un post que se me ocurrió la pasada Navidad pero que nunca escribí. La noticia era la de una panda de tarados, ociosos y gente sin otro trabajo más interesante que hacer que repartirse por el centro de Barcelona con un cartel en alto en el que se puede leer “Abrazos gratis”.

Así, tal como suena, tú vas andando por la calle y de pronto te aborda alguien con semejante cartel y pretende que tú, sin más, te fundas en un abrazo con el desconocido.

A mi se me acerca un personaje así y os aseguro que lo primero que pienso es que me intentará robar la cartera o el móvil en el abrazo, con lo cual, ya os aseguro que no me abrazo a un chalado con un cartel así por nada del mundo.

Lo que más me alucina es que pongan la palabra “gratuito” o “gratis” en los carteles, ¿es por aquel tópico de que los catalanes somos agarraos y piensan que mejor que no se paga para que la iniciativa triunfe? Vamos, lo que me faltaba, que un desconocido me propusiera un abrazo, yo, hiperventilado por haber ido con la ventanilla abierta en el coche, accediera a ello y luego encima me dijera que le tengo que dar algo. Bueno no sería nada tan raro, de hecho cuando estuvimos en Amsterdam recuerdo que I. le preguntó una dirección a un tio mientras yo compraba algo en una tienda y al salir me dijo “me ha dicho que la calle está aquí al lado... y me ha cobrado 1€ luego”, vamos, a mi me lo tendría que haber pedido que aún le dolería el culo de la patada que le habría pegado, si le llegamos a preguntar cual es el 3r secreto de Fátima salimos de Holanda con una hipoteca a 50 años...

Pero volvamos a los abrazos, la tía que lo contaba todo ante la cámara era una de aquellas personas feliz de la vida que no sabes si cuando llega a casa piensa “me cago en la puta y en todos los gilipollas a los que he abrazado y en los que han pasado de largo también me cago” o si por el contrario realmente, tal y como cuentan, llegan a su casa y piensan “que feliz soy repartiendo felicidad, seguro que más de uno se ha sentido superbien después de mis abrazos, gracias Dios mío por haberme mostrado este camino de autosatisfacción sin necesidad de meter la mano en el pantalón y acabar manchándome”, no sé cual de las dos opciones de persona me dan más miedo, tal vez los segundos, siempre me han dado cierta grimilla esa gente que se alimenta de felicidad, de los karmas, las energías etc.

Pero podéis pensar que si uno va por la calle, se encuentra a los de los carteles y no le gusta la iniciativa, con pasar de largo y seguir su camino basta. Vale, lo acepto pero ¿Qué pasa si semejante gilipollez llega a tu vida en forma de regalo y encima quien te lo ofrece ha pagado por ello? Me estoy refiriendo a la iniciativa de las pasadas Navidades que pusieron en marcha, de nuevo en Barcelona, otros chalaos que para hacer frente a la crisis no encontraron mejor forma que vender algo que para ellos tenía un coste cero.

La cosa no era otra cosa que la que veis en la foto de aquí encima, vendían: abrazos, besos, caricias y mimos, y supongo que en un intento de reírse algo más de quien lo comprara “los metían” en cajas…

¿Se nos está yendo la cabeza o qué? De verdad os lo digo, tomad nota por si acaso: No me gustan los regalos sorpresa. Es así, odio cuando alguien me regala algo que por lo general no sé qué es porque mientras lo abro pienso “a ver si no me va a gustar” y es que si algo no me gusta soy incapaz de hacer como que me gusta, se me nota en la cara, en el tono de la voz, en todo!! Por lo tanto ¿Qué cara pensáis que pondría si alguien me da un regalo cuadrado que no pesara nada y al abrirlo me exclamase: “te regalo 365 abrazos!!!”? Seguramente yo le contestaría algo como: “Y voy a tener que verte cada día durante 1 año? ¿ó cuando nos veamos me darás todos los abrazos por los días que no me hayas visto, gilipollas? Si no querías regalarme nada haberlo dicho, si eres tan sumamente imbécil como para no tener ni un poco de imaginación para comprarme una camiseta y guardar el ticket por si acaso, habérmelo dicho, lo habría agradecido más y mejor, en serio”.

No quiero ni pensar en como se me quedaría la cara al ver semejante estupidez de regalo. Algunos pensaréis que es original, incluso bonito, pues no lo es, ¿os gustaría que yo os regalara una caja vacía en la que hubiera escrito: "pedacito de espacio”? Es parecido a cuando se puso de moda regalar estrellas, te regalaban un papel con unas coordenadas en el cosmos, tu pagabas una pasta y el que recibía el regalo tenía que pensar que una de las estrellas que hay en el cielo era suya, ahí encima podía ocurrirte para más putada, que tuvieras que acabar comprándote un telescopio para ver tu regalo, o sea, una mierda de regalo y encima te toca pagar a ti los mecanismos para verlo.

Creo que empezaré a regalar árboles del amazonas, cachitos de costa de Hawai, o trocitos de ranchos de Texas, total, con buscar una foto en internet, currarme un documento acreditativo y asegurar que eso que ve en la foto ya es suyo… si es que quien paga hoy en día por un regalo es porque quiere.

11 comentarios:

Ángel dijo...

Aparte de la cursilada atroz, no le reprocho más a la iniciatia de free hugs. El hecho es que hay gente que lo agradece un montón. Y en países orientales, ya ni te cuento...

(Eso sí, a mí, de lejos)

Anita Patata Frita dijo...

Que animal eres!! yo una vez regalé 100gr. de nada. Una persona muy especial para mi insistió mucho en que no quería nada para su cumpleaños, y con un caja de medicamentos "tuneada" le regalé eso, 100gr. de nada, no me costó un duro y quedé como una reina. Que quieres que te diga yo lo hice casero y encantó el detalle, el problema es cuando otro se lucra de eso, pero se paga por tanta gilipollez que esto lo veo normal.

:P

Rafi dijo...

Que razón tienes con los regalos estrella, o las cajas de abrazos vacías! A mi también se me notaría en la cara.
En cambio, los abrazos gratis creo que es una forma de añadir pequeños momentos a nuestro día a día que nos hacen salir un poco de la rutina, y por tanto ser un poco más felices!
Igual que los Flashmobs! Hice uno y te aseguro que cuando terminó y me fuí me sentí genial de lo bien que lo pasé. Como cuando te juntas con los colegas una tarde y haceis el tonto.

Enhorabuena por el blog, es genial cuando te levantas una mañana y está lloviendo (como hoy) y no sabes que hacer ;D
Un saludo!

Anónimo dijo...

ayyyy...y venderan mucho¿? estas son las tipicas cosas q luego resulta q se forra la gente.... uisss .... yo mira, encargaría una caja de 200 KILOS DE MUXUS, q como son vascos, con la caja al menos te podrías hacer ,al menos, un armario empotrao, una jaula, un macetero... y así por lo menos sirve de algo la gilipollez y reciclamos...

se forraran... intuyo....

Mer

peibol dijo...

Por lo que tengo entendido, lo de los abrazos gratis nació fuera de España, así que en ese sentido, creo que no es un pullazo hacia los catalanes ;).

Si me regalaran una de esas cajas vacías no sé qué cara pondría; para eos mejor los botes de golosinas que imitan fármacos, indicados en plan cachondeo como "remedios para los madrugones del lunes" y cosas así. Vale, sigue indicando mucha falta de imaginación, pero al menos te llevas las golosinas.

Un saludo ;)

Riesgho dijo...

Lo más parecido que me han regalado a una de esas cajas "vacias" fue en un cumple en el que mis hermanas me dieron un paquete que no pesaba nada, y para mi sorpresa, cuando lo desenvolví, era una caja con esta nota: "para que te desestreses" y dentro había plástico de ese de burbujas, que dicen que relaja el explotarlas Ojiplática me quedé Ô__Ô

En realidad era todo una broma, porque pegadito debajo de la caja, iba un sobre con un bono para una sesión de Spa... mis sisters que son así de simpáticas, jajaja

Me tiene frita la espera... estoy loca esperando la "Crónica Marti" del programa "I love Escasi". No me digas que el programa te ha superado tanto como a mí, que no he podido ni ver un minuto porque con los avances ya tuve bastante XD

Besinos.

La exorsister dijo...

Lo de los abrazos gratis dicen que fue iniciativa de un fulano que estaba más solo que la una en su casa, y antes que cortarse las venas, decidió salir a la calle con el cartel a sentir calor humano.... en el fondo tiene su toque tierno la historia.

A mí mas que los 365 abrazos, prefiero un regalo de 2 euros pero que me haga reir un buen rato aunque no sirva para nada.

Oliver dijo...

Algo parecido a eso lo encontré en una tienda con vistas al día de los enamorados: una chequera con diez talones que le regalas a tu pareja con el fin de que los canjee contigo. Cada cheque es distinto: "vale por una cena romántica", "vale por grabarnos en video", "vale por rapidito sobre la lavadora", etc....
Si estas cosas existen es porque la gente las compra...digo yo porque si no, no lo entiendo.
Saluditos

Un cangrejo desde la Luna dijo...

Pues a mi me gusta la cajas de 365 abrazos, de 1036 caricias y cualquier ñoñería que se tercie, ya me conoces...

I.

Aurora dijo...

Por Dios, que asco me ha entrado coño!
Y si el que da abrazos no se ducha? Y si tiene ladillas o piojos? Y si ha ido a mear y no se ha lavado las manos?
Quita, quita! Si tengo necesidad de que alguien me abrace, me compro una almohada de esas con brazos que venden y punto pelota.

Martha dijo...

El año pasado estaba yo tan feliz tirada en el cesped de un parque con unos amigos, cuando apareció una muchacha con el cartel de "abrazos gratis" colgado del cuello. Vino directa hacia nosotros...y yo, que la veía venir, me hice la sueca. Empezó a dar abrazos uno a uno...y viendo que aunque algunos de mis amigos se intentaron hacer los despistados también, a ella le daba igual y los enganchaba creyéndose con el derecho que sólo tiene una abuela, pues decidí ir más allá en mi intento de huída...y me levanté. No sólo eso, si no que me alejé unos pasos y saqué el móvil para disimular. Aquella que me vé y que se viene detrás. Y yo, mirando la pantalla del móvil y acelerando el paso. La "regalaabrazos" fue consciente de mi gran capacidad escurridiza y en vez de seguir intentando pillarme, me pegó un grito:

- Ey! La de amarillo! Que te toca recibir tu abrazo.

La miré de reojo y murmuré un "no, gracias".

Y seguí hacia adelante mirando el puñetero móvil.

Por suerte desistió.

Pero a mi luego me tocó volver del quito c*ño, por su culpa...¡con lo agusto que estaba yo tirada en el cesped y me tocó hacerme los 1000 metros obstáculos! Aaarrggh!

Related Posts with Thumbnails