martes, 31 de agosto de 2010

Estupideces de mi vida: La tienda.

A estas alturas, todos sabéis, que vivo alrededor de cosas muy raras, lo sé, a lo mejor yo soy el que las atrae, pero sea como sea, ahí están.
Hoy quiero hablaros de la tienda que tenemos en la esquina de casa. ¿Habéis visto la película, o leído el libro “La tienda”, de Stephen King? ¿Habéis visto la película “La casa de cera” (con la gran actuación de Paris Hilton)? ¿Recordáis la tienda donde compraban a Gizmo en “Gremlins”? Pues es todo eso y más, y dentro una familia, una mezcla de los Hewitt de “La matanza de Texas” con la familia Adams, un cuadro vaya…

La familia, su casa y su tienda son todo en 1, todo ocupa el mismo edificio que hace esquina, y fuera de ese edificio no los he visto jamás, creo que viven encerrados en su feudo, del que no salen desde hace años. Para que os hagáis una idea, al hijo lo he visto vestido con mallas (y a lo loco) preparándose para salir a correr, pero nunca le he visto corriendo ni tan sólo calle abajo ni llegando de pegarse la carrera… empiezo a pensar que corre sólo por su trozo de acera.
La tienda en cuestión está elevada de la mundana calle por 2 escalones, y todo el resto de fachada es acristalada por 4 escaparates, y cuando uno pasa por la acera, puede notar los ojos de la matriarca clavados en uno mismo siguiéndote a través de los distintos cristales. Y en los escalones de entrada, como si de dos perros guardianes chinos se tratasen pasan las horas el hijo y el padre, pasas y ahí están, y puedes volver a las 4 horas y ellos seguir allí, impasibles, que a veces dudas si darles unas monedas por si son mimos, porque no aprecias movimiento más que el de sus ojos siguiéndote.
En ocasiones he llegado a ver clientas dentro de la tienda, rodeada por madre e hija, probando ropa, tomando medidas, asintiendo frente al espejo, en muchas ocasiones la gente está en el escaparate, mirando la ropa a través del cristal, pero me he dado cuenta de que lo que jamás he visto, es a nadie salir de esa tienda, ni con bolsas ni sin ellas, lo cual me llevó a empezar a pensar en la posibilidad de que una vez dentro, las dos arpías ataquen a la pobre clienta dentro del probador, sabiendo que los machos hacen guardia en la entrada, y la arrastren a una trastienda donde la conviertan en figura de cera, hagan cinturones con su piel o la disequen para luego colocarla de adorno en su vivienda encima de la tienda en medio de la oscuridad que provocan sus persianas eternamente cerradas.
En más de una ocasión he estado tentado de hacer una foto con mi teléfono a la fachada, con ellos dos en la puerta, o a la vivienda y sus mugrientas persianas, pero esos 4 pares de ojos atentos a todo lo que pasa alrededor de su territorio de caza me ha mantenido al margen.
Recuerdo que cuando el año pasado buscaba desesperadamente una corbata púrpura que fuera a juego con los cordones de mis zapatillas para la boda de M., como por arte de magia apareció LA corbata cerca de la entrada de la tienda, seguramente leyeron mis pensamientos y la colocaron estratégicamente allí para que entrara. Y recuerdo haber comentado con I. que si el día antes de la boda no había encontrado aun una corbata en ningún otro lugar entraría a la tienda, pero que él tendría que quedarse fuera para dar la voz de alarma en el caso de que desapareciera misteriosamente… por suerte encontré una igual en otra tienda y después de la boda, la corbata desapareció de la tienda igual que había aparecido.
En otra ocasión mi madre insistía en llevarme allí a por unos pantalones, mi madre tiene esas cosas, me puede ver durante años con pantalones anchos, rotos… pero de golpe insiste en comprarte unos vaqueros “normales” y lo remata con “que ya tienes edad para vestir normal”, muy mona ella… pero cuando le conté mi teoría resumida en un “que en esa tienda seguro que te matan!! Nadie sale de ella jamás” creo que prefirió ahorrarse el dinero de los pantalones por si pronto tenía que pagarme un psiquiatra.
Nuestro amigo M. recientemente nos contaba su experiencia allí, donde entro (ya te vale, será por tiendas) a por un traje para una boda, y tuvo esa misma sensación de sentirse observado por toda la familia mientras él inspeccionaba el único traje que tenían… que tienda tiene sólo un modelo de traje????
Y si la tienda da grima, la vivienda promete, levantas la vista y la ves como un Chunking Mansions en versión española, que siempre da más miedo. Dos pisos, con una fachada llena de suciedad y desconchones, con unas persianas perpetuamente cerradas, lo que me hace pensar que es para evitar que algún vecino fisgón pudiera intuir las siluetas de las víctimas disecadas en las habitaciones y llamar a la policía.
Es de esas casas en las que si todo fuera una película, el protagonista pasaría por la puerta, la cual estaría abierta y él entraría a inspeccionar la casa a oscuras y aparentemente sin nadie en su interior mientras que en el espectador en la butaca se encogería pensando “¿pero qué haces? ¿Para que entras ahí?!”.
Vamos, que escribo este post por si acaso algún día desaparezco misteriosamente podáis dar la voz de alarma y tal vez llegar antes de que me disequen… Por si acaso antes me voy a chivar a Iker Jiménez (Casillas iba a decir yo... estoy fatal).

18 comentarios:

Aurora dijo...

Joder, me he cagado...
Yo a tu pueblo no vuelvo. Así que nunca más me invites a comer.
Mejor quedamos en el centro.

peibol dijo...

Jajajajajaja. Las tiendas rarunas regentadas por familias (de inmigrantes, intuyo), dan mucho mal rollo. La de chinos de mi calle me da pesadillas :s

El Sombrerero Loco dijo...

AURORA:
Tu vienes xk tienes un gorro de pescado gigante que si no no lo vas a ver... que tu si no hay alcohol no mueves el culo coñoya!!

PEIBOL:
No no, no son immigrantes, del pueblo de toda la vida... creo que eso es peor en este caso...

Lei dijo...

joder martin.. no se como te has atrevido a publicarlo.. y si lo leen?
Claro qu e lo leen! ay por dios que miedo .. que suerte tengo de no ser tu vecina...

martona dijo...

ara podria fer uns quants comentaris que axafarien el teu post, però millor em callo jijiji

Pirotessa dijo...

Noooooooooo, no entres jamás!
Te refrescaré la memoria diciendo que en una tienda parecida, emparedaron a no sé cuantas personas en la fachada...
Podría ser la misma!
Uh! qué yuyu...

http://pirotessasblog.blogspot.com/?spref=fb

Superpatata dijo...

Ni se te ocurra entrar allí, y tampoco le hagas una foto, que seguro que te ven y a saber lo que puede pasar. Yo de ti lo dejaba en manos de Iker. Ei, puedes llamarlo y asistir al programa comentando lo que has visto, lo que sabes...y así te vemos en la tele!!!
Un abrazo, y ten cuidaito eh?

Manzana de caramelo dijo...

En mi calle solo hay bares y chinos... pero hay un videoclub de aspecto sospechoso...

besitos de caramelo

Sr Nocivo dijo...

¡Que intrigante! Pues oiga, a mi si me gustaría entrar a investigar, pero acompañado, claro, no sea que me secuestren y me coman o algo peor.

BlackEyes dijo...

en mi barrio acaban de abrir una tienda de alimentacion china sospechosa sospechos... por supesto por la muer de la puerta que no para de mirarte

GuLa dijo...

¿¿¿Y si entras y nos toca ir a buscarte y desaparecemos todos??? Ufff yo que tú no comprobaría esas teorías ¿eh? jajajajajajajajaja.

Con lo bonita que es la ropa en Zara...

Un beso

Un cangrejo desde la Luna dijo...

lo mejor son las superofertas inventadas que hacen... de blusas horrorosas que no se pone ni mi tatarabuela y ponen: antes 400€ ahora 100€!!!

I.

AL dijo...

Un familiar también desarrolló cierta psicosis relacionada con la entrada en tiendas regentadas por propietarios enigmáticos después de oír la historia de que a una clienta casi la secuestran en una... Entre ese episodio y la malas vibraciones que te despierta tu tienda me habéis acabado de convencer... ¡a comprar online!

hctrbloguero dijo...

jajajaj, según una leyenda urbana en Valencia hace algún tiempo una mujer entró en un bazar de estos y el marido se quedó esperandola en la calle porque sólo iba a ser un momento. El caso es que los chinos cerraron la tienda y el hombre les dijo que su mujer seguía dentró. Los chinos le dijeron que no, que habría salido y no la habría visto. El hombre llamó a la policía y encontraron a la mujer amordazada en el almacén!. Así que si tienes que entrar a la tienda, ya sabes, que alguien te espere fuera.

Un saludo!!

- YOGUR - dijo...

En serio, hazte guionista de pelis de terror. Joer qué susto de tienda, leches! XD

caotico_jq dijo...

Quina por... Sobre todo, la matriarca.

Lauri dijo...

Habia oido de la existencia de esas tiendas y esas familias... pero nunca habia tenido el gusto/honor de ver un relato sobre ellos.
Jajajaja, en mi barrio habia una tienda asi, la vendieron y el local lo compraron unos gitanos para hacer "er culto" como ellos lo llaman....

Anónimo dijo...

Vaya por delante que soy Oliver (que baje dios y se me lleve) No sé qué le pasa a mi cuenta blogger.
Eres un exagerado, seguro que se trata de una familia de lo más normal que sacan para adelante su existencia vendiendo lo que pueden:un traje, corbatas violetas,....
Muy gráfica la descripción de la tienda, con la comparación de la tienda de los gremlins me la imaginé al instante.
Si alguna vez se deja de saber de tí es que has sido secuestrado por esa familia al más puro estilo el monstruo de Austria.

Related Posts with Thumbnails